Nuestros Acuerdos

Anticapitalismo

Los anarquistas vemos que la sociedad en la que vivimos (capitalismo) se encuentra dividida en dos clases cuyos intereses son opuestos. Hay una minoría de la población que es dueña  de todas las riquezas (ya sean las fábricas, los campos, las materias primas, etc.), y están las grandes masas desposeídas de toda propiedad, que solo poseen su capacidad de trabajar, con la cual producen todas las riquezas de la tierra. Esta minoría propietaria de las riquezas se conoce con el nombre de burguesía, mientras que la gran mayoría de la población desposeída se conoce con el nombre de proletariado o clase obrera. Vemos que ambas clases tienen intereses opuestos, tanto en el presente momento como en el futuro. En el presente, por ejemplo, el dueño de la fábrica va a buscar aumentar la explotación del trabajador, para así obtener mas ganancias, mientras que el trabajador va a luchar en contra de esa medida.

Como anarquistas consideramos inadmisible una sociedad basada en la explotación de una clase por otra, dado que buscamos una sociedad de libres e iguales. Donde no haya quienes trabajen y quienes vivan del trabajo ajeno y donde todos tengamos las mismas posibilidades. Vemos que es la clase trabajadora, por su condición de explotada y no de explotadora, la única que puede tomar las riquezas en sus manos y administrar la sociedad a su imagen y semejanza: una sociedad de trabajadores libres e iguales, sin opresión ni expoliación.

Clasismo

Como entendemos que el capitalismo es una sociedad basada en la explotación de una clase por otra, tomamos partido por la clase explotada. Vemos que esta clase es la única clase que produce toda la riqueza capitalista sin explotar a nadie, por ello al emanciparse, emancipa a su par a toda la humanidad. Tambien, por su relación directa con los medios de producción (tierras, maquinarias, etc.) es la única que puede tomar en sus manos la producción, para así satisfacer los intereses de todos y todas y no solo los de los que pueden acceder a consumir.

Entendemos también que la clase obrera supera las divisiones geográficas nacionales, es decir, es una clase internacional. Si bien reconocemos que hay países imperialistas, negamos cualquier tipo de alianzas con las clases dominantes de tal o cual región, por mas antiimperialistas que se llamen. Reconocemos como primordial la independencia de clase, dado que el interés de la burguesía es la obtención de ganancia a través de la explotación de la clase trabajadora, por lo cual, aunque quisiera, no podría jamás defender la causa de la clase trabajadora que es la abolición de la sociedad de clases.

Antiestatismo

Para que la clase dominante, la burguesía, pueda mantener la explotación, requiere de una maquinaria concreta que defienda sus intereses. Ésta es representada por el Estado, el cual podemos definir como el monopolio de la violencia por parte de una minoría. Como monopolio de la violencia, este representa los intereses de una clase, la clase dominante, y es el encargado de defender los intereses de esa clase. Por ende, para sostener la explotación, la clase dominante requiere de la opresión estatal. Esta violencia no es solo física, sino también ideológica. La burguesía, a través del Estado, defiende sus intereses tanto con las armas (con la policía, el ejército, etc.), así como también imponiendo una violencia ideológica en la que a la mayoría de la población se le impone una mentalidad determinada.

Antiautoritarismo

Como anarquistas estamos en contra de toda expresión autoritaria, ya que esta niega el pleno desarrollo de la igualdad entre las personas. Entendemos que el autoritarismo anula la capacidad de decisión de todos los individuos, por ellos nos damos la forma de organización horizontal, en la cual todos estamos al mismo nivel de decisión, al contrario de las formas de organización verticales donde un grupo reducido decide y luego esta decisión baja a las bases para ser acatada. A este modo de organización de suma el ejercicio de la democracia directa, entendida esta por la toma de las decisiones por todos los involucrados en la cuestión. De la democracia directa se desprende la acción directa. Esta es la puesta en práctica de las decisiones tomadas, esta puesta en práctica tiene que ser llevada a cabo por los que tomaron las decisión, sin delegar en nadie esta responsabilidad. Entendemos la acción directa como la forma mas válida de romper con la lógica vertical de delegación del poder de la acción, rompiendo con la lógica de que nosotros no podemos resolver nuestros propios problemas. Esta acción debe ser llevada a cabo por las mayorías a los que afecta esa decisión, y no por una minoría que dice representar a la mayoría, si realmente fuera así, sería la mayoría junto con la minoría la que llevase a cabo la acción directa.

Federalismo

El método federalista surge como contrapartida a la organización jerárquica y centralista. Como anarquistas levantamos como forma de organización este método, cuya instancia de decisión suprema es la asamblea. El Anarquismo siempre ha negado la organización centralizada, esta se basa en la disminución del espíritu crítico, la iniciativa e independencia de cada individuo y en la sumisión ciega de las masas al “centro”. Nosotros queremos que todos los individuos tengan la misma capacidad de decisión. Vemos que el federalismo es la única herramienta de organización capaz de superar al centralismo.

Anarcofeminismo

Creemos que las mujeres, condicionadas por la sociedad, sufren una doble opresión: la del capitalismo ya explicado anteriormente y la del patriarcado. El patriarcado es el sistema que se basa en la opresión del hombre por sobre las mujeres y sobre otras minorías sexuales. Actualmente es un pilar fundamental para la reproducción del sistema autoritario capitalista, ya que genera relaciones de violencia por parte del hombre hacia la mujer hacia la interna de la propia clase, produciendo fraccionamientos y debilitando la misma.

Es sumamente necesario militar por la libertad de todos los individuos, haciendo énfasis en la liberación de la mujer por su condición sexual para eliminar de una vez por todas el precio que el sistema le impone a su cuerpo. Buscamos que todos seamos iguales en todos los planos sociales de la vida del ser humano incluyendo a su vez el ámbito privado. Por todo lo mencionado nos reivindicamos anarcofeministas, levantando la bandera del clasismo así también como la del feminismo, buscando destruir cualquier forma de opresión patriarcal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s